Recursos humanos

El equipo humano que conforma Ayuda en Acción está compuesto por 1.382 personas entre trabajadores, socios locales y voluntarios. El esfuerzo conjunto de todas estas personas repartidas por nueve países de América Latina y la sede central de España hace más fácil la tarea de luchar por la dignidad de las personas y la defensa de sus derechos.

En los países en los que estamos presentes trabajamos tanto en las oficinas nacionales, gestionadas por personal de Ayuda en Acción, como en las áreas de desarrollo, en las que trabajamos junto con las 529 personas pertenecientes a los distintos socios locales con los que compartimos los deseos de generar cambios estructurales que faciliten el cumplimiento de nuestra misión.

La igualdad de género sigue siendo una de nuestras prioridades y en nuestra plantilla el número de hombres y mujeres está prácticamente equilibrado, respetando así uno de los principales valores de la organización.

Países Trabajadores 2012 Trabajadores socios locales 2012
Bolivia 30 171
México 17 44
Perú 13 125
Honduras 58 36
El Salvador 57 7
Nicaragua 41 15
Ecuador 43 68
Paraguay 5 35
Colombia 7 28
España 82 0
Total 353 529

memoria-recuross-humanos

Base social

Un año más Ayuda en Acción ha desarrollado su trabajo de la mano de cientos de miles de personas que creen que es necesario seguir luchando contra la pobreza y que, con su apoyo, nos permiten hacerlo con total independencia.

En 2012 una media de 130.000 personas colaboraron de forma regular con nuestros programas de desarrollo y miles de ellas nos hicieron llegar donativos puntuales para garantizar que nuestra labor siga realizándose. Debemos destacar también el esfuerzo de más de 20.000 socios y socias que incrementaron el importe de su aportación regular a lo largo del año.

El amplio compromiso de la sociedad española hace posible que nuestro trabajo beneficie a unos tres millones de personas en 22 países de América, Asia y África. Por ello le damos las gracias a quienes, en momentos tan difíciles, continúan a nuestro lado y siguen creyendo que un mundo más justo es posible.

Foto: © Salva Campillo / AeA