Una ciudadanía activa  que desarrolla sus capacidades políticas, organizativas y técnicas, permite crear estructuras sociales, económicas e institucionales fuertes y resistentes sobre las que reside el desarrollo territorial.

Nuestra estrategia pretende consolidar las estructuras de gobierno democráticas mediante la creación de espacios ciudadanos en los que las personas asumen el protagonismo y en total libertad exigen el respeto de sus derechos, mientras que las instituciones públicas se fortalecen para dar respuesta efectiva a estas demandas.

En Colombia, con la participación de 50 jóvenes de Quibdó, se elaboró y presentó a la alcaldía municipal la propuesta de Política Pública Juvenil, orientada a trabajar sobre cuatro ejes temáticos: liderazgo, generación de ingresos y oportunidades, salud reproductiva, y educación formal y no formal. Se realizaron talleres de formación en derechos humanos con los niños y niñas de todas las áreas de desarrollo.

En Paraguay, nueve organizaciones se fortalecieron, así como los consejos locales de cinco distritos y las mesas coordinadoras interinstitucionales. Veinte organizaciones comunitarias recibieron información sobre derechos y ciudadanía, se ha trabajado en la conformación de comités de niñez y adolescencia en cinco municipios, se han fortalecido e impulsado a 30 comités de mujeres y a las organizaciones en los distritos, y 106 unidades de producción conformaron redes para gestionar el acopio y comercialización de sus productos.

En Ecuador, se promovió la participación de 70 organizaciones que gestionan el agua de consumo humano y de riego, en la investigación participativa que realizó el Foro Nacional de Recursos Hídricos, con el fin de aportar al debate nacional que reconoce la importancia de la gestión comunitaria como una alternativa constitucional y legítima de las poblaciones a ejercer el derecho humano al agua.

En Bolivia, damos fuerza a los ciudadanos y ciudadanas y a sus organizaciones para que continúen trabajando por el respeto a sus derechos individuales y colectivos. Apoyamos a 1.281 personas para que obtuvieran cédulas de identidad en Manuel María Caballero, Sucre, Azurduy y en el Hogar Teresa de Los Andes, y a 1.110 niños y niñas de Manuel María Caballero para sus certificados de nacimiento. Hemos consolidado y capacitado en diversos temas a los miembros de 25 organizaciones y unidades de producción conformadas por mujeres de seis áreas de desarrollo.

En México, hemos realizado talleres sobre migración y fotografía en los que participaron más de 40 estudiantes en Chiapas. Además, en Zautla, promovimos el respeto a los derechos humanos con 30 talleres formativos, y 32 comunidades se manifestaron en contra de la explotación de una mina en la comunidad de Tlamanca.

En El Salvador, 417 personas participaron en el Encuentro Nacional de Comités de Vínculos Solidarios, compartiendo reflexiones en torno a los derechos sexuales y reproductivos y demandando a las organizaciones de salud y educación mayores esfuerzos en la difusión de conocimientos sobre prevención del VIH, ETS y embarazos prematuros.

En Vietnam,  trabajamos en la concienciación y capacitación de 120 mujeres de Cau Ngang para que puedan protegerse a sí mismas de cualquier tipo de violencia de género y poder tener acceso a los servicios sociales y trabajos dignos sin sufrir ningún tipo de discriminación.

En Malaui, 1.000 mujeres de Kasakula incrementaron sus oportunidades económicas a través de una beca con la que 50 mujeres se convirtieron en facilitadoras de créditos para el ahorro de la comunidad.

En Kenia, un grupo de 100 mujeres de la región de Usigu recibieron la formación en género necesaria para monitorear  y denunciar  la violencia contra las mujeres de la zona y convertirse así en grupo de presión en su comunidad.

GUINEA ECUATORIAL: CIUDADANIA FEMENINA Y LUCHA POR LA EQUIDAD

m12-empoderamiento

El convenio “Fortalecimiento de las mujeres en Guinea Ecuatorial” que se ha llevado a cabo con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación y ejecutado conjuntamente con el Ministerio de Asuntos Sociales y Promoción de la Mujer de Guinea Ecuatorial, ha significado un avance en la difícil  las mujeres ecuatoguineanas,consideradas por el gobierno de este país como meras reproductoras y como  ciudadanas con derechos plenos.

En Guinea ecuatorial nuestra organización ha acompañado varios procesos  de empoderamiento  de mujeres.  Estuvimos con ellas cuando quisieron legalizar sus agrupaciones y la información no fluía. Se les proporcionaron materiales y documentación para legalizarse, para hablar correctamente de género o violencia y para poder reivindicar los derechos que por naturaleza tienen. Se las informó de todo de lo que son poseedoras y que no interesa que sepan –por ejemplo, acerca de los Tratados ratificados por Guinea Ecuatorial en materia de Derechos de las Mujeres–; se caminó con ellas cuando cada 8 de Marzo (Día Internacional de la Mujer) o 25 de noviembre (Día contra la Violencia de Género) salían en manifestación por las calles de las principales ciudades del país.

A través del convenio, se identificó y trabajó con 22 agrupaciones de mujeres de Malabo y Bata como ASAMA, AMUDIGE, MUBA, MANAM o NNEM MBOHO, se realizaron campañas de sensibilización sobre los Derechos de la Mujer y la Niña en los principales medios de comunicación nacionales, se elaboraron cómics informativos sobre la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer) y estudios sobre la situación de escolarización de las niñas ecuatoguineanas, entre otras acciones, con un único fin: que las mujeres de Guinea Ecuatorial sepan cómo luchar por sus derechos y seguir avanzando sin mirar atrás.