Nuestro empeño es la articulación de productores, consumidores y administraciones locales en la creación  de procesos de desarrollo económico sostenible que garanticen la soberanía y la seguridad alimentaria de las comunidades.

 

Nuestro trabajo se ve reflejado en el fortalecimiento y la capacitación de pequeños productores y las comunidades y organizaciones a las que pertenecen, transformando y modernizando la comercialización de sus productos y dinamizando la economía local.

En Perú, más de 2.000 pobladores dedicados a la agricultura han accedido a mercados competitivos con sus productos orgánicos de calidad. Entre ellos, 10 pequeños agricultores de Totos y Paras de la provincia de Cangallo, en Ayacucho, han logrado llevar sus productos –quinua, kiwicha, maíz, ajo, palta jazz, papa nativa, miel y aguaymanto– a Mistura 2012, la Feria Gastronómica más importante de Perú y Latinoamérica.

En El Salvador, 27 familias integrantes de la Asociación de Productores de Hortalizas Orgánicas (ACOPO), del municipio de San Ignacio, disponen de mejor equipo para el manejo y manipulación de hortalizas frescas y obtienen mayores ingresos económicos en el mercado. El equipamiento realizado en sus instalaciones permitirá a productores disponer de mejores condiciones de higiene y mejorar la presentación de sus productos, lo que les permitirá acceder a otros espacios de comercialización.

En Ecuador, en la Provincia de Chimborazo, Cantón Guano, que abarca 18 comunidades, 326 familias implementaron Sistemas Integrales de Producción Agropecuaria (SIPAS), con el propósito de diversificar su producción, cuidar el medioambiente y  disponer de alimentos sanos propios de la cultura andina,para consumo familiar, contribuyendo a disminuir su vulnerabilidad alimentaria. Además, disponen de espacios recreativos para los niños y niñas que permiten fortalecer el vínculo familiar.

En Colombia se apoyó la creación de dos mercados locales en  Lebrija y Matanza, en el departamento de Santander, administrados por las asociaciones de mujeres AMMUCALE Y ASOMUCOF. En el Cauca se institucionalizó la muestra agroindustrial y el mercado panamericano como sistema de abasto donde participan productores campesinos. Los grupos asociativos Asopanela Quilichao y Antuven se fortalecieron con técnicas adecuadas de producción y cumplimiento de normas sanitarias.

En Bolivia, trabajamos junto a las familias para incrementar sus ingresos y sus capacidades productivas y de negociación, garantizando su seguridad alimentaria. En seis áreas de desarrollo construimos 63 sistemas de cosecha de agua para la producción agrícola y ganadera; en Manuel María Caballero construimos y equipamos un ingenio para la producción de chancaca (dulce elaborado en base a caña de azúcar) y de azúcar integral en beneficio de 45 productores; y en Malmiza apoyamos a 604 agricultores con equipamiento para mejorar y fortalecer los procesos de producción en papa, haba y maíz y la confección de prendas deportivas y tejidos.

En Malaui, 70 jóvenes recién graduados de Ntchisi han accedido a becas que les permitirán emprender su propio negocio y mejorar su sustento de vida una vez finalizados sus estudios.

En Vietnam, hemos fortalecido a un colectivo de 250 campesinos de Cau Ngang, en la mejora de comercialización  de sus productos en el mercado a través de la mejora de su cadena de valor, el apoyo a sus organizaciones y promocionando el cooperativismo entre las mismas.

En Mozambique, 1.200 personas de Nhongonhane han tenido acceso y control sobre tierras donde han practicado la agricultura sostenible incrementando su producción y productividad.

Modelos de agricultura sostenible en India

m12-dinamizacion-econ-local

© Iciar de la Peña / AeA

Más de dos mil personas de los estados de Odisha y Jharkhand están poniendo en práctica modelos de agricultura sostenible para garantizar su soberanía alimentaria gracias a Ayuda en Acción y al Programa Socioeconómico de Obra Social “la Caixa”.

Este programa trabaja con pequeños agricultores cuyos cultivos dependen del agua pluvial. Su precaria situación se debe al cambio climático, a la falta de acceso a tecnología, al endeudamiento por la compra de semillas transgénicas y a la penetración de compuestos químicos que conlleva riesgos para la salud y el medioambiente.

Ante esta situación, promovemos la generación de ingresos mediante un modelo distinto. Apoyamos a los agricultores para que pongan en el mercado sus productos directamente, al tiempo que impulsamos huertos familiares para asegurar las necesidades nutricionales de la población. Colectivamente, establecemos bancos de semillas para reducir la dependencia que existe de este recurso, trabajamos para eliminar los productos químicos de los cultivos e impulsamos un fondo de desarrollo agrícola para que los agricultores puedan aumentar su productividad sin depender de los abusivos prestamistas locales.

Es el tercer año consecutivo que Ayuda en Acción y Obra Social “la Caixa” se alían para promover el desarrollo rural y atajar la inseguridad alimentaria mediante la promoción de soluciones emprendedoras. En todos los casos, el fortalecimiento comunitario se conjuga con la dinamización de las economías de producción. Contribuimos de este modo a que las poblaciones campesinas mantengan sus medios de vida y desarrollen sus propias iniciativas productivas sostenibles.

Foto de apertura: © Harry Freeland / ActionAid